2015/08/26

Epididimitis aguda



Epididimitis aguda
BASES PARA EL DIAGNOSTICO
Fiebre. _ Síntomas de irritación durante la micción. _ Hinchazón dolorosa del epidídimo
Generalidades
 La mayor parte de los casos de epididimitis aguda es de causa infecciosa y puede asignarse a una de dos categorías con distinta distribución de edad y microorganismos causales. Las formas de transmisión sexual casi siempre ocurren en varones menores de 40 años, se acompañan de uretritis y se producen por Chlamydia trachomatis o Neisseria gonorrhoeae.
 Las formas no transmitidas por contacto sexual suelen presentarse en varones mayores; se acompañan de infecciones urinarias y prostatitis y son ocasionadas por bacilos gramnegativos. La vía de infección probable es la uretra en dirección del conducto eyaculador y luego el conducto deferente hasta el epidídimo.
La amiodarona se relaciona con epididimitis que se resuelve en forma espontánea en un fenómeno dependiente de la dosis. _
Manifestaciones clínicas
f; font-family: "Arial","sans-serif"; font-size: 12.0pt; line-height: 115%;">A. Signos y síntomas
 Los síntomas pueden aparecer después de un esfuerzo físico (levantar objetos pesados), traumatismo o actividad sexual. Puede haber síntomas relacionados de uretritis (dolor en la punta del pene y secreción uretral) o cistitis (síntomas de irritación durante la micción). El dolor se localiza en el escroto y puede propagarse por el cordón espermático o hacia el flanco. Casi siempre hay fiebre y aumento de volumen escrotal. Al comienzo de la evolución, el epidídimo es distinguible del testículo, pero más tarde los dos se palpan como una masa grande y dolorosa. Es posible que haya dolor a la palpación de la próstata en el tacto rectal.
 B. Datos de laboratorio
La biometría hemática completa muestra leucocitosis con desviación a la izquierda. En la variedad de transmisión sexual, la tinción de Gram del frotis de secreción uretral puede ser diagnóstica para diplococos gramnegativos intracelulares (N. gonorrhoeae). Los leucocitos sin microorganismos visibles en el frotisuretral representan uretritis no gonocócica y el patógeno más frecuente es C. trachomatis. En la variedad no transmitida por contacto sexual, el examen general de orina revela piuria, bacteriuria y grados variables de hematuria. Los cultivos urinarios muestran el patógeno causal.
 C. Imagenología Si el examen se dificulta por la presencia de un hidrocele grande o si existen dudas sobre el diagnóstico, la ecografía escrotal puede ayudar a establecer este último.
_ Diagnóstico diferencial En general, los tumores causan crecimiento indoloro del testículo. El examen general de orina es negativo y la exploración revela epidídimo normal. La ecografía escrotal ayuda a definir la alteración. Por lo general, la torsió n testicular ocurre antes de la pubertad, pero algunas veces se observa en adultos jóvenes. El inicio agudo de los síntomas y el resultado negativo en el examen general de orina favorecen el diagnóstico de torsión testicular o torsión de un apéndice del testículo o el epidídimo. El signo de Prehn (elevación del escroto por arriba de la sínfisis del pubis mejora el dolor de la epididimitis) y puede ser un signo útil, pero no es confiable. _
Tratamiento En la fase aguda es importante el reposo en cama con elevación escrotal. El tratamiento se concentra en el patógeno identificado (cuadro 23-1). En la variedad de transmisión sexual se trata al paciente y a su pareja sexual con antibióticos por 10 a 21 días. Las formas no transmitidas por contacto sexual se tratan por 21 a 28 días con los antibióticos apropiados, después de lo cual está indicado el estudio de las vías urinarias para identificar alguna enfermedad subyacente. _

 Pronóstico Por lo general el tratamiento oportuno repercute en un pronóstico favorable; si se demora o no es adecuado puede causar orquiepididimitis, disminución de la fecundidad o formación de absceso

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

PSICOLOGIA DE LA OBESIDAD